Trabajar beneficia la salud del cuerpo, mente y espíritu

Trabajar beneficia la salud del cuerpo, mente y espíritu y esto bien lo saben los comerciales grupo planeta, quienes gozan de uno de los mejores índices de salud laboral.

 

El trabajo puede considerarse una fuente de salud porque tributa a quien lo realiza una serie de aspectos positivos y favorables. Por ejemplo, con el salario que se percibe se pueden adquirir los bienes necesarios para la manutención y bienestar general, se desarrolla una actividad física y mental que revitaliza el organismo al mantenerlo activo y despierto, se desarrollan y activan las relaciones sociales con otras personas a través de la cooperación necesaria para realizar las tareas, y aumenta la autoestima porque permite a las personas sentirse útiles a la sociedad.

No existe una relación automática entre el trabajo y el desarrollo humano ya que no todo trabajo contribuye a mejorarlo. Pero si constituye un cambio significativo en la vida de toda aquella persona que comienza una actividad laboral que le satisface y por la cual es remunerada. Algunos de los cambios que ha experimentado la noción de trabajo pueden contribuir positivamente a distintas dimensiones del desarrollo humano.

 

La mente es uno de las partes del cuerpo más poderosa y darle el uso mediante una profesión es la mejor manera de ejercitarla.