Perdona, pero me gusta la comida

Sí, me gusta la comida. Y es que parece que hoy en día que te guste comer se ha convertido en algo raro. En un mundo en el que las dietas y los gimnasios son la moda, la comida parece haber pasado a un segundo plano. Y si comes, claro está, tienen que ser alimentos cien por cien saludables y bajos en calorías.

Pero a mí me gusta la comida tradicional. La de verdad, la de toda la vida, la que cocina mi abuela y mi madre. Esa es la que me gusta a mí.  Y de hecho para mí esta cocina es mucho más saludable que la que dice serlo porque es la auténtica que hemos comido generación tras generación.

Un ejemplo de la comida que me gusta a mí es la que sirven en el restaurante Sevilla Casa Carmen, comida típica española cocinada con mucho amor que tiene un sabor puramente casero pero a la que también le añaden ingredientes nuevos para mejorar la receta original.

Y me encanta poder degustarla tomándome mi tiempo, apreciando en cada bocado los sabores que van surgiendo. Para mí, la cocina es un arte y la comida es su mejor reflejo.